Seleccionar página

El encuentro de ‘Dos o más’ en Burgos ha marcado, sin duda, un hito entre el centenar de  jóvenes que asistieron. No solo porque la actividad ha sido, en verdad, única. Sino, sobre todo, por el hecho de que asistieron jóvenes de Navarra, lugar donde surgió la asociación, y de Madrid, que en este momento está en el proceso de creación.

El alojamiento se realizó en el Hotel Ciudad de Burgos, donde nos cedieron sus instalaciones para poder realizar las distintas actividades. El viernes fue el día de aterrizaje, en el que los navarros pudieron contemplar la ciudad de noche con los principales monumentos iluminados. Una visita guiada por un joven profesor de Historia, José María Ausín. 

El sábado comenzó con una proyección que  centraba la jornada ‘¿Peregrinos o vagabundos?’ en el que se invitaba a reflexionar a los asistentes sobre nuestra actitud ante la vida. De allí, como en una parábola de los peregrinos que queríamos ser, nos dirigimos al inicio del camino de Santiago, en la capital burgalesa. Desde la iglesia Santa María la Real y Antigua  comenzamos a caminar de la mano de Carlos Romero. Un camino que concluyó recorriendo los principales lugares cidianos, y conociendo algo más de este egregio burgalés.

La tarde, después de una copiosa comida en distintos lugares,- los profesores en el restaurante ‘El morito’-  la empleamos en realizar otro tramo del camino, hasta llegar a la ermita de San Amaro, junto al Hospital del Rey, actual sede de la Universidad de Burgos. Allí tuvimos varias actividades interesantes. Por una parte tiempo para conocernos a los que hasta ahora no conocíamos, charlando por parejas. A continuación un rato de oración dirigido por Juan Ayuso, joven estudiante y cantautor. Y finalmente concluimos con un rato de juegos coordinado por el grupo de la Delegación Diocesana de Navarra.

La noche iba a ser también espectacular. Una cena ‘Talita-Kum’, en la que pudimos reflexionar sobre la mediocridad en la vida. Javier Segura nos ofreció unas claves para salir de la mediocridad y coger la vida entre las manos, presentándonos el proyecto educativo ‘Looking for’. Daniel Gómez, cantante del grupo ‘La voz del desierto’ nos amenizó con un concierto acústico. Y la cena fue un suculento menú del Hotel.

El domingo estuvo centrado en la visita a ‘Iesu communio’, donde pudimos compartir con las hermanas las experiencias de nuestro fin de semana y las suyas de vida consagrada dedicada a la oración. Fue sin duda impactante para todos nosotros. La celebración de la eucaristía marcó el final del encuentro, y nos puso rumbo a casa, con ganas de nuevos proyectos e iniciativas.