¡VEN Y VERÁS!

 

Libertad y pluralidad en la educación

El ocho de junio queremos celebrar una gran fiesta por la educación, en la que pongamos en valor la importancia de la educación, el papel decisivo de los padres y madres  en la educación de sus hijos. Porque los padres son los principales educadores de sus hijos.

Por eso mismo queremos también expresar la necesidad de que haya pluralidad y libertad para elegir distintos modelos educativos, que respeten las opciones que los padres tienen para la educación de sus hijos. Porque la pluralidad en la educación es una riqueza para todos. Porque creemos en una escuela donde quepamos todos sin tener que renunciar a ser nosotros mismos.

Esta pluralidad se concreta en la posibilidad de elegir tipo de centro educativo (público, concertado o privado), en la acogida de las diversas concepciones morales y religiosas de las familias, en el respeto a la opción de los padres por los centros de educación especial… Y en una participación activa de las familias en la vida de los centros educativos.

Deseamos un sistema educativo de calidad, tanto en la red pública como en la concertada, que dé a todos nuestros hijos la oportunidad de dar lo mejor de sí mismo y aportarlo a la sociedad, sea cual sea su estatus socioeconómico.

Y para ello necesitamos estabilidad y consenso en la educación por parte de nuestros políticos, escuchando a los profesores y a las familias, porque tenemos mucho que aportar en la educación de nuestros hijos. Porque estamos, en verdad, entusiasmados con la educación.