Seleccionar página

La educación no se para. Ni la solidaridad tampoco.

El monasterio de las hermanas clarisas de Orduña (Vizcaya) lleva casi veinte años cerrado, y una nueva comunidad de hermanas pobres de Santa Clara han emprendido la aventura de volver a ponerlo en marcha.

Aunque el monasterio ha sido atendido por algunas personas del pueblo durante este tiempo, es gigantesca la necesidad de obra que necesita para su reapertura. Una necesidad que ha sido una llamada a la solidaridad y que se ha materializado en un campo de trabajo que se llevará a cabo en el verano 2021.

Distintos grupos de jóvenes se turnarán en esta actividad desde el 14 de julio hasta el 10 de agosto, realizando las más diversas tareas, todas adecuadas a su edad y capacitación.

Desde VEN Y VERÁS EDUCACIÓN estaremos implicados en la coordinación del proyecto, y de manera muy especial con el grupo de alumnos de Religión de la asociación de estudiantes ‘Dos o más’. Una experiencia que compartirán alumnos de cuarto de ESO y Bachillerato con sus profesores, y que será una gran experiencia educativa de aprendizaje-servicio.

La ayuda material de reconstruir el monasterio estará guiada por la experiencia espiritual que llevó a San Francisco de Asís a escuchar la voz del cristo de San Damián que le pedía que reconstruyese su Iglesia. También hoy, en medio de una pandemia como la que hemos vivido es necesario reconstruir la sociedad, la Iglesia, los lazos de fraternidad humana y a cada uno de nosotros.

Esta es la aventura en la que se embarcarán este grupo de profesores y alumnos. Una verdadera luz de esperanza e impulso educativo.