Seleccionar página

Más de cien mil twits y número uno en trending topic en Twitter

Esos son los datos. Lo que parecía imposible se ha logrado en apenas dos días desde que surgió la iniciativa. Y espontáneamente miles de ciudadanos han visto reflejada su inquietud y han encontrado un cauce para expresarla.

VEN Y VERÁS EDUCACIÓN  ha sido una de las muchas entidades que la ha impulsado siendo fiel a su objetivo fundacional, defender la libertad de educación y el derecho de los padres y madres a elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos.

¿Nos oirá el Gobierno? Seguro que sí, porque un acontecimiento de este estilo no pasa desapercibido a los analistas políticos y a sus equipos, que están siempre analizando hasta el más pequeño dato. Eso es lo que deseamos. Que entiendan que no se puede hacer una ley de espaldas a la ciudadanía. Y menos una ley que nos afecta tanto como la educación.

Pero más allá de lo que haga el Gobierno, lo importante es que se ha puesto en pie una ciudadanía militante, capaz de movilizarse, incluso desde sus casas. Algo que es más importante de lo que parece. Lo más importante no son los cien mil tweets. Lo realmente trascendente son los miles de personas que han decidido no quedarse parados y han empleado su tiempo en movilizar esta causa.

Y se ha hecho por toda España. De norte a sur, de este a oeste. Las delegaciones de enseñanza de las diócesis se han movido mucho y bien. Y se ha hecho trasversal. Con sindicatos y patronales. Con profesores, padres y alumnos. Con causas muy distintas -la educación especial, la clase de religión, la escuela concertada, la calidad de la escuela pública sin ideología…-. Y también con instituciones y con personas anónimas. Todos unidos por una causa sencilla. Que el Gobierno no nos imponga su forma de ver la realidad, y que los padres sean los primeros y principales educadores de sus hijos.

Es un hito, sin duda. Pero como en la montaña, los hitos solo nos muestran el camino. No son la meta. Pero nos ayudan a recorrerlo.

Simplemente tenemos que decir que hay mucho que hacer todavía.

Simplemente deciros que seguimos.